Potenciómetro ciclismo

Cuando salimos con la bici solo para pasear, lo único que necesitamos es la bici y un poco de tiempo. Si nuestro objetivo es entrenar, bien sea para mejorar nuestro estado físico o para competir, ya necesitamos algo más. Entre lo que merece la pena adquirir, tenemos buena ropa, un ciclocomputador, mejor si tiene GPS, un pulsómetro y, si queremos entrenar en serio, un potenciómetro de ciclismo. En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre este accesorio.

Los mejores potenciómetros de ciclismo

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 Stryd Footpod Stryd Footpod No hay valoraciones 246,99 €
2 SRAM Red22 Quarq Road... SRAM Red22 Quarq Road... No hay valoraciones 290,00 €
3 FAVERO ASSIOMA Uno Pedal... FAVERO ASSIOMA Uno Pedal... No hay valoraciones 599,00 €
4 Garmin Edge 820 -... Garmin Edge 820 -... No hay valoraciones 259,99 €
5 arofly Medidor de... arofly Medidor de... No hay valoraciones 210,54 €

Garmin Vector

Garmin es una de las marcas más importantes en el mundo del deporte al aire libre. Su Garmin Vector 3 es una gran opción por diferentes motivos, empezando porque la nueva versión ha introducido mejoras en el sistema, lo que incluye una carcasa interna en el medidor de potencia.

Se trata de un potenciómetro muy preciso que, como no podía ser de otra manera, es compatible con prácticamente todos los ciclocomputadores Garmin, algo que probablemente, si estás leyendo este artículo, ya tengas montado en tu bici. Por otra parte, su diseño y que se monte en los pedales hace que sea muy sencillo de manipular, lo que incluye cambiarle la batería o ponerlos en otra bici.

En cuanto a su precio, aunque no se trata de uno de los potenciómetros más baratos del mercado, no es tan caro como otros, teniendo en cuenta que es de marca Garmin. Ahora mismo, podemos conseguirlo por poco más de 500€.

PowerTap G3

El PowerTap G3 es uno de los potenciómetros (fiables) más económicos que podrás encontrar. Se trata de un medidor de potencia que se monta en el buje que actualmente podemos conseguir por menos de 400€. Es ligero y, una vez montado, ni nos daremos cuenta de que está ahí.

Es uno de los potenciómetros más usados, y es que sus 15 años de existencia, en varios modelos, demuestran su fiabilidad y durabilidad.

Power Meter Sram PM

Este medidor de potencia de Power Meter es otra opción para usuarios exigentes. Es de los que se sitúan en la biela y ofrece gran precisión en un diseño inmejorable. Además, es compatible con la mayoría de dispositivos, gracias a su soporte para ANT+ y BLE.

Por otra parte, usa baterías fáciles de reemplazar y es resistente al agua, por lo que no debemos preocuparnos si salimos los días de lluvia. Eso sí, para poder disfrutar de este potenciómetro tendremos que desembolsar más de 900€.

ROTOR BIKE INPOWER MTB DM 175

Este potenciómetro es otro de los que se sitúan en la biela. Sus puntos más fuertes los tenemos en que usa unas baterías recargables que duran aproximadamente 250 horas. Tiene un peso algo mayor que el de otros medidores de potencia (596gr), algo que hay que tener en cuenta.

Este ROTOR podrá conectarse a cualquier ciclocomputador o dispositivo inteligente compatible con ANT+ o BLE, algo que hace por un precio de algo más de 600€.

Favero Assioma Duo

Otros pedales con potenciómetro fáciles de instalar, intercambiar y manipular los los Favero Assioma. No son de los más económicos, rondan los 900€, pero si ofrecen posibilidades como la de recargarlos o que tienen su propia aplicación para smartphone.

El único problema que tienen estos pedales es que usan calas concretas, por lo que si queremos usarlos tendremos que usar zapatillas compatibles. Si superamos ese pequeño problema, estos pedales de Assioma son de los mejores que podemos comprar.

Qué es un potenciómetro de ciclismo

Potenciómetro garmin

La definición sencilla y lo que podemos deducir por su nombre es que un potenciómetro de ciclismo es un accesorio que sirve para medir la potencia. La cuestión es, ¿qué potencia miden? La que aplicamos al pedalear. Del mismo modo que podemos medir la cadencia de pedaleo, la velocidad o nuestro pulso, medir la potencia que aplicamos al pedalear nos servirá, entre otras cosas, para entrenar.

Los potenciómetros de ciclismo son accesorios cuyo sistema se puede montar en diferentes puntos, como en los pedales o en las bielas. La fuerza que aplicamos queda registrada y se envía a un dispositivo compatible, como puede ser un ciclocomputador o un smartphone, siempre y cuando encontremos una aplicación compatible.

Qué conseguimos con un medidor de potencia

El resumen de lo que ofrece un potenciómetro lo tenemos en los siguientes puntos:

  • El entrenamiento es más regular, lo que nos permite entrenar siempre con la intensidad justa.
  • Nos permite hacer un seguimiento cuantitativo de nuestra condición física, lo que podremos ir comprobando con el tiempo del mismo modo que podemos comprobar que nuestro pulso baja o nos movemos a mayor velocidad (km/h).
  • Nos ayuda a entender dónde fallamos, cuáles son nuestros puntos débiles y dónde centrarnos para mejorar.
  • Controla nuestros niveles de esfuerzo, lo que nos servirá para saber si un día debemos ir con más calma o podemos meter algo de intensidad.

¿Para qué sirve y cómo puede ayudarte en el entrenamiento?

Entrenamiento ciclismo

Bien sea en un rodillo o en ruta, podemos basarnos en la potencia de pedaleo para intensificar o reducir el esfuerzo, del mismo modo que lo hacemos cuando vemos que tenemos unas pulsaciones altas o bajas o, si nuestro pulsómetro es capaz de medirla, la variabilidad (VFC).

Lo que mejor explica la importancia de un potenciómetro de ciclismo la tenemos en el ejemplo de Chris Froome: el famoso ciclista entrena y compite con un potenciómetro y eso le permite saber exactamente cuándo puede apretar más, cuando debe bajar el ritmo y hasta dónde puede llegar. Resumiendo, un potenciómetro nos permitirá entrenar siempre con la intensidad perfecta para cada tipo de entrenamiento, bien sea cuando queremos ir al máximo o si solo queremos entrenar suave.

Por otra parte, la información también nos puede servir para saber si estamos entrenando bien. Por ejemplo, si en una ruta vemos que hemos aplicado más potencia y nuestro ritmo cardíaco es igual o menor, estamos entrenando bien independientemente del tiempo que hayamos tardado en completar la ruta. Si además de aumentar la potencia y bajar las pulsaciones también bajamos el tiempo, el entrenamiento está yendo especialmente bien.

Tipos de potenciómetros para bici

Dependiendo de dónde se coloca el sensor, tenemos diferentes tipos de potenciómetros. Los hay para ponerlos en:

Pedales

Lo mejor de los potenciómetros que están en los pedales es que son fáciles de montar y reemplazar, lo que también nos sirve para pasarlo de una bici a otra. Lo malo es que pueden ser menos precisos y, al estar más expuestos, pueden sufrir golpes y averiarse con mayor facilidad.

Rueda trasera (buje)

Muchos ingenieros aseguran que los potenciómetros que se colocan en el buje trasero son la mejor opción en cuanto a precisión. Son simples, pero fiables y eficientes.

Plato

Los potenciómetros que se ponen en el plato son muy precisos, pero no son capaces de medir la potencia que aplicamos en cada pedal (izquierdo o derecho). Esto último se puede estimar, pero el resultado será diferente dependiendo del software que usemos para ello.

Eje inferior o Pedalier

Los potenciómetros que se ponen en el pedalier son de los más complejos que hay. No son fáciles de cambiar y puede haber problemas de compatibilidad, más que nada con el diseño de la bicicleta. Sí son precisos y, una vez puestos, ni nos acordaremos de que lo llevamos puesto.

Biela

Los potenciómetros que se ponen en la biela también son fáciles de intercambiar. Son una opción similar a la de los pedales, pero su posición más resguardada evitará algunos golpes que no podríamos evitar en el caso de los pedales.

Potenciómetro rotor

¿Qué necesito para medir los wattios en ciclismo?

  • Bicicleta compatible. Más que la bicicleta, tiene que ver con sus pedales, bielas o donde tenga que ponerse el potenciómetro. Algunas bicis estáticas no son compatibles con los potenciómetros, pero por su diseño.
  • Ciclocomputador o dispositivo para mostrar la información. Un potenciómetro recoge información, pero luego tiene que mostrarla. Para mostrarla, hace falta un dispositivo que pueda recibir la información, como puede ser un ciclocomputador o un teléfono móvil con una app compatible. En la mayoría de casos, el dispositivo tiene que ser compatible con la tecnología ANT+ o algún nivel de Bluetooth. También es importante mencionar que el ciclocomputador tiene que tener disponible un campo de información para mostrar la potencia; si compramos uno básico, por defecto nos mostrará información como velocidad, cadencia de pedaleo y el pulso, pero no la potencia. Un aparato más avanzado incluye el campo de información por defecto o, en otros casos, se puede descargar desde una tienda de aplicaciones.
  • Potenciómetro. Lógicamente, si queremos medir los wattios necesitaremos un sensor que sea capaz de hacerlo, por lo que necesitaremos el potenciómetro del que estamos hablando en este artículo. Algunos dispositivos (como los Garmin) tienen aplicaciones que tratan de calcularlo sin el sensor, pero no son nada fiables.

Cómo entrenar correctamente si tienes un potenciómetro en la bici

El mejor entrenamiento es el que combina actividad y recuperación. En un estado normal, relajados, cuando no estamos cansados y empezamos de un punto 0, lo mejor que podemos hacer es comprobar varios campos de información. Estos campos de información son principalmente dos, pero hay un tercero que merece la pena comprobar si tenemos un sensor compatible:

  • El pulso. Es una de las lecturas más importantes, porque un pulso muy bajo indica que estamos entrenando muy suave y uno muy alto que vamos muy fuerte, lo que puede ser peligroso.
  • La variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC). El pulso es importante, pero muchos profesionales basan sus entrenamientos en la variabilidad. La VCF se mide en milisegundos y, al contrario de lo que podríamos pensar, es mejor cuanto más alta es. Cuando el corazón está forzado, se centra más en su funcionamiento y los latidos son más regulares. Si vemos que la VCF baja a unos 20ms, nuestro corazón está cansado de verdad, aunque tengamos las pulsaciones a solo 140ppm.
  • La potencia. Controlando el pulso, lo que puede incluir también su variabilidad, ya podemos centrarnos en la potencia. Se trata de encontrar un punto de potencia personal que podamos mantener, yendo a un límite que decidamos sin que nuestro corazón sufra demasiado. Por otra parte, si nos sentimos bien, creemos que está todo correcto y la potencia está bajando, puede ser un buen momento para recortar la ruta y volver a casa.

¿Necesito un potenciómetro?

Bueno, comprar o no comprar un potenciómetro es una decisión personal que dependerá del tipo de entrenamiento que queramos realizar. Si, como un servidor, lo único que nos interesa es moverse para no estar parado, comprar un potenciómetro puede ser un gasto extra no necesario, a no ser que podáis permitiros el gasto.

Un potenciómetro está pensado para usuarios que quieran realizar entrenamientos precisos con un extra de información. Para aquellos que la bicicleta es parte importante de sus vidas y quieren mejorar, tanto por el físico como para competir con amigos o amateur/profesionalmente. Este sensor nos permitirá saber cuándo bajamos el ritmo, por qué (si miramos otras lecturas) y cuándo podemos subirlo, y esto es algo que podremos hacer también al llegar a casa, cuando miremos la información desde nuestro sofá.

Categorías Ciclismo

Deja un comentario

*

*