Casco bicicleta

Hace ya muchos años que es obligatorio llevar casco cuando vamos en moto. Hoy en día no se entiende cómo por aquel entonces podíamos ir sin casco, incluso con las motos de mayor cilindrada, y es que, sea obligatorio o no, siempre merece la pena tener la cabeza bien protegida. Cuando vamos en bici vamos a menor velocidad, pero no hace falta ir muy rápido para hacernos daño, y menos en partes del cuerpo como la cabeza, por lo que merece la pena tener un casco para bicicleta que nos proteja bien. Y, no menos importante, que lo haga sin molestarnos. Para resolver todas tus dudas, a continuación te vamos a hablar de este tipo de cascos.

Tipos de cascos para bicicleta

MTB

MTB son las siglas que se usan para referirse a la bici de montaña. Los cascos necesarios para este tipo de ciclismo tienen que ser ligeros y resistentes, ya que el suelo que nos podemos encontrar en este terreno puede hacernos más daño que el de ruta o ciudad.

Cascos MTB hay de varios tipos, como los de visera, los de trail o los de enduro, unos cascos integrales que se parecen ya más a los de moto que a los de bici. Cuál elegir dependerá de qué vayamos a hacer.

Carretera

Los cascos de carretera están diseñados para ser ligeros y aerodinámicos. El objetivo es que podamos coger mucha velocidad, y para entender esto sólo hay que ver ciclismo profesional, donde los ciclistas pueden ir en llano a 50-60km/h y llegar o superar los 100km/h en descensos. Además, tienen que ser resistentes, ya que una caída a esas velocidades puede ser muy peligrosa.

Integral

El casco integral es aquel que cubre toda la cabeza. Cuando nos lo ponemos en una bici, lo que vamos a hacer es un deporte algo más peligroso, y su protección debe ser mayor.

A diferencia del resto de cascos, nos protegen la parte superior de la cabeza, pero también la nuca y la boca. Son muy parecidos a los cascos de moto, con las principales diferencias de que los de bici tienen más ventilaciones, suelen tener una gran visera para protegernos del sol o cualquier cosa que pueda caer desde arriba y no incluyen la visera transparente que nos protege la vista; suele ser necesario hacer uso de unas gafas especiales, parecidas a las del esquí, para cumplir esta función.

Urbano

Los cascos urbanos están diseñados para protegernos mientras nos movemos por la ciudad.

Suelen ser cascos que no tienen en cuenta ni la ventilación ni la aerodinámica, porque no vamos a subir mucho las pulsaciones ni es necesario movernos a grandes velocidades. Su diseño es parecido al de los cascos para skate, pero más discreto.

BMX

Acabamos de mencionar el skate, que los cascos urbanos son parecidos, pero se parecen más a algunos cascos para el BMX. En este tipo de deporte hay dos disciplinas, la Race o carreras y el Freestyle.

Cada una requiere un equipamiento diferente, ya que el accidente también lo será. El casco de las carreras es el que se parece al del skate, mientras que el de Freestyle, que es donde se hacen saltos con trucos, figuras, etc, será un casco integral.

Infantil

El casco infantil es el que van a usar los niños. Los más jóvenes no necesitan nada bonito, ni con mucha ventilación ni un peso bajo, ya que no van a competir. Lo que van a hacer es divertirse, y deben hacerlo con seguridad. Por lo tanto, los cascos infantiles tienen poca o ninguna ventilación, son un poco más aparatosos y, aunque los hay con todo tipo de dibujos, muchos tienen colores chillones para poder ser vistos.

¿Qué talla necesito para un casco de bicicleta?

Tallas de cascos

Como cuando vamos a comprar unos pantalones, una camisa o unas zapatillas, cuando vamos a comprar un casco tenemos que tener en cuenta la talla. En las zapatillas, la misma depende de la longitud, y la de un casco depende de su perímetro. Lo que tenemos que hacer para empezar a resolver dudas es medir su circunferencia, lo que nos dará un número de centímetros. Esta es la parte más importante y siempre será igual.

En cuanto a la talla del casco, como pasa también con la ropa o las zapatillas, también dependerá un poco de la marca. Es habitual escuchar a gente que dice que su talla de pie es del 44 al 46, y esto es así porque no todas las zapatillas son iguales. Además, las tallas no son iguales en todos los países, y es fácil encontrarnos con una XXL china cuando nuestra talla es XL o incluso L. Por lo tanto, lo mejor es cogernos la medida y compararla con la tabla del fabricante.

Por lo general, 53-54cm es XS, 55-56cm es S, 57-58cm es M, 59-60cm es L y más de 60cm es XL, pero lo mejor es mirar la tabla que ofrece el fabricante o, si podemos, probárnoslo.

Cómo elegir un casco de bicicleta

Peso

El peso es algo que siempre hay que tener en cuenta cuando vayamos a comprar algo que vamos a llevar encima de la bici. Yo no soy muy manioso, quizá porque no hago rutas largas, pero los ciclistas más aficionados se llegan a obsesionar y quieren que todo sea ligero como el viento. Los cascos pueden pesar más o menos, como cualquier componente, y su peso dependerá de su diseño y materiales de fabricación. Lo más probable es que los más ligeros sean también los más caros, pero, sorprendentemente, o no, también serán los que mejor nos protejan.

Visera

Mi casco tiene visera, y he llegado a reconocer que he pensado en quitársela por estética, para ver cómo quedaba. Esta idea se me fue de la cabeza pronto, cuando en una ruta vi que me protegía del sol. Todos sabemos para qué sirve una gorra, y los cascos con visera cumplen una función similar. También me hizo gracia otra experiencia personal con las viseras, y es que un ave hizo sus necesidades encima de mí y cayó justo en ella. ¿Qué habría pasado si no la hubiera llevado?

Número de ventilaciones

Como explicaremos más adelante, los cascos para bici deben permitirnos respirar bien, ya que vamos a subir las pulsaciones y necesitaremos todo el oxígeno posible. Poder respirar es algo que no depende sólo de la zona de nariz y boca, es decir, vamos a necesitar que haya buena refrigeración, o de lo contrario experimentaremos una sensación de agobio. Para evitar esa sensación, los cascos para bici tienen unos agujeros que reciben el nombre de ventilaciones, lo que permitirá entrar al aire fresco y que salga el aire caliente.

El número de ventilaciones puede no decirnos nada por sí mismo, pero uno con pocas puede significar o bien que no está bien refrigerado o bien que son grandes, por lo que la estructura será débil. Por otra parte, cuantas más tenga, menos aerodinámico será el casco. Un buen casco suele rondar las 18-20 ventilaciones, lo que aportará buena refrigeración y aerodinámica.

MIPS

MIPS es un invento diseñado para amortiguar la rotación del casco tras un accidente. Es una pieza de plástico que se monta en el interior del casco y suele estar en contacto directo con la cabeza. Ante un impacto oblícuo, el casco da un pequeño giro de entre 10-15mm, lo que hace que la cabeza no se mueva en la misma dirección y protege el cerebro.

Color y elementos reflectantes

Cuando circulamos, es importante ver y ser vistos. La parte de «ver» está clara: si no vemos, no sabemos por dónde vamos ni a qué peligros nos enfrentamos. Si no nos ven, pueden atropellarnos. Por ese motivo es habitual ver ciclistas con colores llamativos y reflectantes. Estos colores pueden estar en cualquier parte, empezando por la bici en sí, siguiendo por la ropa y terminando por el casco. Hay cascos con todo tipo de decoraciones, pero yo recomendaría uno fácil de ver. Un casco con un color «chillón» hará que nos vean a distancia, y, si lleva algún componente reflectante, la luz llamará la atención de cualquier vehículo que nos rodee y evitaremos accidentes.

¿Es obligatorio llevar el casco siempre?

Casco obligatorio

En lo personal, yo lo recomendaría siempre, con lo que esta pregunta perdería todo el sentido. Y es que, como he escuchado a algún especialista, el suelo siempre está igual de duro, vayamos a 50km/h o a 10km/h, por lo que merece la pena protegerse. Ahora bien, si uno se hace la pregunta es por algo, y tenemos que decir lo que dicen las normas.

Según la DGT, el uso del caso en bici será obligatorio en cualquier circunstancia para los menores de 16 años. Superada esa edad, de momento, sólo será obligatorio en las vías interurbanas; en la ciudad no. De la norma hay que tener en cuenta un detalle, y es ese «de momento». La norma puede cambiar, y de hecho se espera que cambie muy pronto y sea obligatorio para todos en cualquier vía. Pero, como comentaba, si nos lo ponemos siempre conseguiremos protegernos en todo momento y, de paso, evitar hacernos esta pregunta.

Mejores marcas de cascos de bicicleta

Bell

Bell Sports, más conocidos en España como Cascos Bell, es una división de Easton-Bell Sports, una marca estadounidense que se ha centrado en los cascos para vehículos, más concretamente ciclismo, automovilismo y motociclismo. La compañía nació en 1923 y fue pionera en la creación de prendas de seguridad. En cuanto a los cascos para bicis, se llega a asegurar que es el fabricante más famoso del mundo, por lo que comprando uno de los suyos tenemos la protección asegurada.

Giro

Giro es una empresa estadounidense que se ha centrado en la fabricación y venta de artículos para el ciclismo, el esquí y el snowboard. Se fundó en 1985, justo el año en el que las autoridades estadounidenses empezaron a obligar a los ciclistas a llevar casco. En ese momento, la compañía contactó con un ingeniero aerodinamista de la NASA y desarrollaron el primer casco sin armazón. Aquello les llevó a ocupar una posición de privilegio en este mundo, y hoy es una de las opciones favoritas para muchos ciclistas.

Met

Met es una compañía que nació en 1987 y se especializó desde el principio en la fabricación y venta de cascos para bicis. Por lo tanto, en su catálogo encontramos cualquier casco que podamos llevar encima de las dos ruedas no-motorizadas, como los de carretera, MTB o cascos para niños, claro está, si van a montar en bici. Teniendo en cuenta que sólo se centran en un producto, es seguro que encontraremos el casco que buscamos.

Specialized

Specialized es una marca que le tiene que sonar a cualquier ciclista, ya que diseña, fabrica y vende bicis y todo tipo componentes para las mismas. Por lo tanto, es fácil que veamos una bici, ropa o cualquier accesorio con la marca cada vez que salimos a hacer una ruta. Es una de las marcas preferidas por muchos usuarios, y llegan a estar presentes hasta en las montañas de pueblos pequeños como el mío. Entre los accesorios tenemos los cascos, unos de gran calidad que sólo una marca tan «specializada» como esta puede ofrecer.

Troy Lee

Fundada en 1981, Troy Lee, también conocida como TLD (Troy Lee Desings) es una compañía que se ha centrado en el diseño, fabricación y venta de cascos para moto y bicicleta. Con el paso del tiempo también abrieron el abanico y en su catálogo empezaron a incluir prendas de vestir, más concretamente aquella que usaremos en las bicis, como maillots y guantes. En cuanto a los cascos, se han centrado principalmente en los que se usan en el ciclismo menos tranquilo, es decir, en el de montaña y cross. Destacan sus cascos integrales.

Cómo ponerse el casco de la bici correctamente

Fijar casco

Ponerse un casco no es como ponerse una gorra o sombrero. No es una prenda de vestir que va a mejorar nuestra estética, ni tampoco una que nos hará de sombrilla. Es un EPI, es decir, un Equipo de Protección Individual, por lo que tenemos que ponérnoslo bien para que nos proteja como necesitamos. Por ese motivo, hay que ajustarlo, y lo haremos siguiendo estos pasos.

  1. Lo primero que tenemos que hacer es colocarlo bien. Por lo general no tendremos que tocar las correas en este paso, ya que suelen venir abiertas al máximo. La colocación tiene que hacer que quede en horizontal, ni muy hacia adelante, ni muy hacia atrás, ni hacia los lados. Para conseguir esto, puede ser buena idea mirarnos al espejo.
  2. Lo siguiente será ajustar el barbuquejo. Ese es el nombre de las correas de sujeción, y debe estar ajustado para que no se mueva, pero no debe estar tan apretado que no nos deje respirar. En lo personal, recomendaría reajustar la presión después de haber salido algunas veces, ya que en casa podemos estar cómodos pero al salir nos puede faltar el aire y habría que soltarlo un poco. Las piezas de debajo de la oreja o la V debe quedar justo debajo de la oreja. Estas piezas deben quedar a la misma altura que la otra.
  3. Una vez ajustado el barbuquejo, nos ponemos el casco y apretamos al sujeción occipital, que es la rueda que hay en la pieza que hay detrás de la nuca. Esto se ajusta como el barbuquejo, es decir, tenemos que hacer que sujete, pero no pasarnos con la presión hasta el punto de que no nos permita respirar. Y es que un casco muy apretado puede llegar a hacer que notemos una sensación de agobio que irá a más cuando nos esforcemos.

¿Cada cuánto hay que renovar el casco de la bici?

Los fabricantes de casi todo tipo de productos añaden a los mismos una fecha de caducidad. Muchas veces, si le preguntaos a alguien si pasa algo si consumimos algo caducado, éste nos dirá que no, con lo que tendrá razón a medias. La fecha es estimada, pero es cuando el fabricante ha calculado que empezará a perder sus propiedades. Esto es algo que también le pasa a los cascos, bien sean de moto o de bicicleta.

Los cascos para bicis no están hechos de metal o madera. Tienen la carcasa, que es lo que vemos, la parte de corcho, en muchas ocasiones con un esqueleto para reforzar la estructura, y luego la parte que se apoya en la cabeza que suele estar compuesta de materiales blandos y cómodos. Todo se puede deteriorar con el tiempo, teniendo mayor importancia la parte del corcho. Además del tiempo, también lo irá erosionando o maltratando el sudor, por lo que cada día que pase nos protegerá menos.

Por este motivo, se recomienda cambiarlo más o menos a los 5 años, aunque es un tiempo que puede variar dependiendo del uso. Si no se usa prácticamente nada, teniendo en cuenta que lo sudaremos menos y que no le dará el sol ni la lluvia, no lo recomendaría como no recomendaría ingerir algo caducado, pero habrá muchos que nos harán escuchar ese «no pasa nada» si lo usamos unos meses más pasados esos 5 años sobre su fecha de fabricación.

Lo que sí es ineludible es que tenemos que sustituirlo inmediatamente después de un accidente en el que se lleve un golpe, algo que es válido para cualquier casco; un golpe les hace perder sus propiedades al instante, ya que el, digamos, sistema de absorción de impactos se habrá disparado y no hay manera de restablecerlo.

Deja un comentario

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

es_ESSpanish