Bicicleta eléctrica

Si vemos un documental de ciclismo y nos fijamos en cómo eran las bicicletas hace 30-40 años, no podremos evitar sonreír. Los diseños parecen ridículos, pero lo peor es que eran casi hierro puro. Ahora, incluso la peor de las bicis es más ligera, y además van mejorando las tecnologías para que todo funcione mejor. Incluso hace un tiempo que existe la bicicleta eléctrica, un «nuevo» vehículo con el que podremos hacer paseos más largos o deporte más exigente. Aquí te vamos a hablar de ese tipo de bicis.

Mejores bicicletas eléctricas

El mejor NCM Moscow Plus Bicicleta... NCM Moscow Plus Bicicleta... 33 opiniones 722,00 €
Calidad Precio Bicicleta de montaña... Bicicleta de montaña... 8 opiniones 882,00 €
Nuestra favorita HITWAY Bicicleta... HITWAY Bicicleta... 52 opiniones 599,00 €
Coolautoparts Bicicleta... Coolautoparts Bicicleta... 17 opiniones 729,00 €
VIVI Bicicleta Electrica... VIVI Bicicleta Electrica... No hay valoraciones 739,90 €
Bicicleta eléctrica... Bicicleta eléctrica... No hay valoraciones 750,00 €
33 opiniones
8 opiniones
52 opiniones
17 opiniones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
722,00 €
882,00 €
599,00 €
729,00 €
739,90 €
750,00 €

eelo 1885 Pro

La 1885 Pro de eloo es una bicicleta plegable que sorprende por su tamaño teniendo en cuenta que en él incluye la batería y el resto del sistema eléctrico. Está en construida en aluminio, y destaca por el poco espacio que ocupará una vez plegada. El peso de esta pequeña bicicleta es de 16.6kg.

Es digno de mención la calidad de su batería, una LG diseñada para aguantar más tiempo (4-6 horas) que lo que durarían otras bicis plegables eléctricas, algo que consigue gracias a su gestión de uso inteligente. La misma está montada en la barra del cuadro, en donde se mimetiza a la perfección y nos hace pensar que estamos ante una bici normal.

Entre otras características interesantes tenemos el control de freno del pulgar, pantalla LCD en la que ver todo tipo de información y una lampara delantera con la que podremos pedalear también de noche.

Moma E-MTB 27.5″

Esta E-MTB 27.5″ de Moma es una opción muy interesante. Para empezar, tenemos las ruedas de 27.5″, el diámetro preferido por muchos montañeros porque es más estable que las de 26″ y menos pesada que las de 29″. Por lo demás, tenemos una bici de montaña normal, es decir, de cuadro rígido con la suspensión sólo en la rueda delantera.

En cuanto al sistema eléctrico, destaca su batería extraíble que promete que podremos usarla durante 120km, claro está, dependiendo del peso del ciclista, del terreno y el punto de fuerza/ayuda elegido. Y entre otras especificaciones de bici normal, tenemos un sistema de 24 velocidades Shimano y horquilla suntour xcm con bloqueo.

Moma E-Bike 26.2

Dicen que entre gustos no hay nada escrito, pero también que para eso se inventaron los colores. Explico esto porque el diseño de la E-Bike 26.2 no es el más bonito del mundo, a no ser que lo que busquemos sea una bici de estilo vintage que quedaría perfecta en algunas zonas antiguas de Londres.

Las ruedas son de 26″, lo que no es lo más aconsejable para la montaña, pero sí para una bici de paseo que vamos a usar sobre asfalto, aceras o carriles bici. En cuanto a otras especificaciones, está fabricada en aluminio e incluye frenos de disco. Ah, y no podíamos olvidarnos de sistema eléctrico, uno que nos promete que podremos desplazarnos hasta 80km a una velocidad de 25km/h, siempre teniendo en cuenta que esto depende de factores como el peso del ciclista y el terreno por el que nos desplacemos.

Moma E-Bike 20.2 Bicicleta Plegable

Si nos fijamos en esta bici, jamás diríamos que es una plegable. Esta E-Bike 20.2 de Moma tiene un diseño como vintage y parece una bicicleta de paseo normal, ninguna que elegiría un adolescente, pero normal, una vez está desplegada, pero lo que es en realidad es una plegable que encima es eléctrica.

Las ruedas son de 20 pulgadas, poco si lo comparamos con las bicis normales, pero el tamaño medio y aceptable en las plegables, y el cuadro está construido en aluminio. En cuanto a los componentes, incluye cambios de Shimano de 7 velocidades y una batería con una autonomía que nos permitirá hacer 80km a una velocidad máxima de 25km/h.

Nilox 30NXEB140V003V2

Una bici eléctrica de paseo con un diseño atemporal, tirando para actual, es la 30NXEB140V003V2 de Nilox. Con su parte trasera, en donde recuerdo viajar yo cuando era niño, su cesta delantera y su sillín y manillar, lo único que podemos pensar es en eso, que así son las bicis de paseo de verdad… si no fuera porque esta también incluye el extra de la parte eléctrica.

La batería está en la parte del sillín del pasajero que usaba yo cuando era niño, debajo, para ser más exactos, por lo que no molesta ni se nota demasiado, aunque se notaría menos si fuera del mismo color que la bicicleta. Es una bicicleta económica, y es por un motivo: la batería es normalita, aunque de carga rápida, y no se concreta cuánto podremos desplazarnos con ella, pero sí que la bici puede circular con ayuda eléctrica a una velocidad de 25km/h. No deja de ser un detalle importante que está fabricada en acero.

Cómo funciona una bicicleta eléctrica

Aquí podríamos intentar explicar las cosas con tecnicismos y lenguaje más complicado o hacerlo todo más sencillo. Una bici eléctrica, ya venga de casa o a las que les añadimos el sistema, costa de 4 partes partes:

  • Lo que podríamos llamar «ciclo», es decir, los platos y los piñones que están en todas las bicis.
  • La batería.
  • El motor eléctrico.
  • Sensor de pedaleo.

Lo más importante que hay que saber es que si no encendemos el sistema y no pedaleamos, la bici no se mueve. Una vez encendido y empezado a pedalear, el sistema detecta con el sensor que estamos ejerciendo fuerza, y eso activa el motor. La potencia o la ayuda que recibiremos dependerá del punto que le configuremos y de la bicicleta en sí. Y la batería es lo mismo que en cualquier otro aparato: mientras le quede, todo podrá funcionar; cuando se agote, se acabó el sistema de ayuda.

Ventajas de una bicicleta eléctrica

Ventajas bici eléctrica

Las ventajas de una bicicleta eléctrica son muchas, y más si pensamos en ellas también como en un vehículo o medio de transporte, y no sólo como una herramienta para hacer deporte. Con esto último en mente, las ventajas de una bici eléctrica serían cosas como:

  • Son más baratas. Entre comillas, porque son más caras que una bici normal. Sí son más baratas que una moto o un coche, por lo que podemos usarlas para desplazarnos distancias medias por mucho menos dinero.
  • Existen kits de conversión. Si ya tienes una bici, puedes convertirla en eléctrica instalándole un kit especialmente diseñado para ello. Si elegimos esta opción, aún ahorraremos más, ya que la bici ya la teníamos. Lo malo es que el diseño no queda tan consistente y puede que el peso sea un poco mayor que el de una bici eléctrica de casa.
  • 0 contaminación. Es eléctrica, por lo que no contamina y eso es bueno para todos, lo que incluye generaciones futuras.
  • Podremos desplazarnos más distancia cuando hagamos deporte. Si las elegimos para hacer deporte, podemos hacer una ruta más larga sin miedo porque el motor nos ayudará a llegar a casa si estamos algo cansados.
  • Las puede usar cualquiera. Da igual la edad del ciclista. Si usa una eléctrica, podrá rodar sin problemas. Sin ir más lejos, yo he hecho rutas con personas de cerca de 70 años y nunca se han quedado atrás. Al contrario: nos ganaba a los jóvenes con bicis normales. Y sin estar muy entrenados.
  • Todas las ventajas de una bici. Todo lo bueno de una bici lo obtendremos con una bici eléctrica, como que no tendremos problemas para aparcar, seguiremos moviendo las piernas para hacer cardio, ya que podemos apagar el sistema de ayuda, podremos aprovechar el carril bici y meternos por caminos estrechos por donde no cabría un coche, por ejemplo.

¿Usar una bicicleta eléctrica cansa?

La primera vez que escuchamos hablar de una bicicleta eléctrica, muchos pensamos que es como un ciclomotor de los viejos. Un ciclomotor es una bici que tiene un motor auxiliar, y podemos hacer que empuje más o menos girando el manguito igual que en una moto. Una bici eléctrica no es así, ni mucho menos. La bici eléctrica incluye un sistema que ayuda, pero no lo hace todo. Ese sistema sólo se activará cuando pedaleemos, nunca antes ni después, no como en el ciclomotor que podemos dejar de pedalear y el vehículo seguirá moviéndose.

Por lo tanto, usar una bicicleta eléctrica cansa… pero menos. Cuando la pruebas por primera vez, lo que sientes es que, al pedalear, alguien te está empujando desde detrás, como vemos en cualquier prueba ciclista profesional cuando un ciclista tiene un problema y uno de su equipo le empuja para que coja cierta velocidad. Nosotros siempre haremos algo de fuerza, por lo que siempre nos cansaremos un poco. La fatiga dependerá de la ayuda que le configuremos, ya que podemos ponerle diferentes niveles y, cuanto más alto, mayor será el empuje de ayuda. Cuanta más ayuda, menos nos cansaremos. Pero las piernas las usaremos siempre, así que un poco sí nos cansaremos aunque pongamos la ayuda al máximo.

¿Qué autonomía tiene una bicicleta eléctrica?

Autonomía bici eléctrica

Las bicicletas eléctricas no son como los smartphones. Hoy en día, casi podríamos decir que lo que dura la batería de un teléfono inteligente es un día, o incluso menos dependiendo del uso, o algo más si incluyen una batería de mayor tamaño, pero en las bicicletas eléctricas no es igual. El margen entre tamaños, calidad de baterías y su gestión hace que no sea tan fácil hablar de una autonomía general.

De hecho, ni siquiera aguantan lo mismo en la misma bicicleta: un día con un uso podemos hacer unos 100km y otro día con un uso más exigente podemos llegar sólo a unos 60km, y esto también dependerá del peso del usuario, el terreno (subidas y bajadas) y otros factores. Por lo tanto, creo que aquí tenemos que hablar de un mínimo y un máximo.

Sea cual sea la bicicleta eléctrica, creo que es difícil que encontremos una que no aguante durante al menos 15 o 20km, y yo añadiría que esa sería la autonomía en una bicicleta pequeña o plegable de no muy buena calidad. Por otra parte, hay bicicletas eléctricas cuya batería puede llegar a los 100km mencionados, y con esto me refiero a con el sistema eléctrico activado todo el viaje y, probablemente, al máximo de potencia. En cualquier caso, lo mejor es examinar este dato antes de realizar la compra.

Tipos de bicicletas eléctricas

Tipos de bicicletas eléctricas

Plegables

Las bicicletas plegables son aquellas que, como podemos deducir por su nombre, se pueden plegar para que ocupen menos espacio. Están especialmente diseñadas para meterlas en el maletero de un coche y hacer los últimos kilómetros hasta nuestro destino final, o bien para guardarlas en casa si disponemos de poco espacio.

Aunque, en teoría, las bicicletas plegables no están pensadas para hacer trayectos largos, también es posible que en alguna ocasión o por el movimiento que necesitemos nos haga falta una bicicleta plegable eléctrica, unas que llegan a sorprender porque podremos hacer muchos kilómetros con una sola carga. Eso sí, sus precios suelen ser altos porque unen en un mismo vehículo el tamaño reducido (que aún se puede reducir más) al sistema eléctrico.

De montaña

Por lo que he visto yo en carreteras, caminales y montañas, entre las eléctricas, las bicicletas de montaña son las más habituales. Y tiene mucho sentido: circular por la montaña es mucho más duro que hacerlo por carretera, por lo que, si un día nos sentimos valientes e intentamos hacer algo duro, probablemente terminemos arrepintiéndonos por «quedarnos sin piernas», mal negocio si nos pilla lejos de casa. Por ese motivo, el sistema eléctrico es como un seguro para volver a casa.

Además, yo que lo he visto, también sorprende lo que se puede hacer con una buena bici de montaña eléctrica. No os miento cuando os digo que he visto a usuarios no muy experimentados subir por terrenos muy complicados, todo gracias a la ayuda del motor eléctrico, y una buena suspensión, claro. Por lo tanto, tanto si quieres asegurarte de llegar a casa tras una ruta complicada o complicarte las cosas más, puede que lo que te interese sea una bici de montaña eléctrica.

De carretera

Lo que he dicho de las bicicletas de montaña no puedo decirlo de las bicicletas de carretera o ruta. El ciclismo real es el de ruta, el que se hace en carreteras o zonas bien asfaltadas, y lo que quiere un buen ciclista es coger una ruta interesante, ponerse a pedalear de manera regular y hacer un buen trabajo. Así, pocas veces se ven bicicletas de carretera eléctricas, o por lo menos mucho menos que las de montaña y las plegables. Además, la batería tiene un peso, y los ciclistas de ruta prefieren mover el menor peso posible, lo que también cuenta.

Pero existir, existen, claro que existen. Los que se decantan por ellas suelen ser ciclistas que no tienen problemas económicos, se juntan con otros más expertos o quieren hacer cientos de kilómetros estando seguros de que podrán volver a casa, y más teniendo en cuenta que las ruedas más finas nos permiten movernos con menos esfuerzo que si usáramos una bici de montaña con ruedas más gruesas con tacos.

De paseo

Las bicicletas de paseo eléctricas recuerdan un poco a los viejos ciclomotores, pero no son exactamente lo mismo. Las bicis de paseo son para ir con calma, pero también tenemos que movernos pedaleando. Si necesitamos una eléctrica o no dependerá del paseo, y un buen ejemplo puede ser que nos guste hacer cicloturismo: si queremos visitar muchas zonas con calma y sin cansarnos demasiado, quizá lo que nos interese sea una bici de paseo eléctrica.

Deja un comentario

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

es_ESSpanish