Ordenador todo en uno

Los ordenadores personales han cambiado mucho en las décadas en las que están disponibles. El primero que vio un servidor fue un Commodore 64 que era sólo un teclado que se podía conectar a la tele y se usaban cintas para cargar el software en su memoria. Más adelante ya sacaron modelos más modernos, como los de torre, los portátiles o el ordenador todo en uno, lo que es un tipo de ordenador en concreto que «lo incluye todo», pero no todos los que lo incluyen todo forman parte de esta familia.

Sigue leyendo si quieres saber más sobre estos tipos de ordenadores a los que también se les conoce como AIO.

Mejores ordenadores todo en uno

El mejor ASUS Vivo AiO... ASUS Vivo AiO... 8 opiniones 899,00 €
Calidad Precio ACEPC AK3 Mini PC,Intel... ACEPC AK3 Mini PC,Intel... 329 opiniones 139,90 €
Nuestra favorita MECHAZER Z1 PC... MECHAZER Z1 PC... 8 opiniones 519,90 €
NEXSMART Ordenador de... NEXSMART Ordenador de... 2 opiniones 707,22 €
MSI PRO 22XT 9M-029XEU -... MSI PRO 22XT 9M-029XEU -... 19 opiniones 649,99 €
8 opiniones
329 opiniones
8 opiniones
2 opiniones
19 opiniones
899,00 €
139,90 €
519,90 €
707,22 €
649,99 €

Apple iMac 27″

El iMac de Apple es uno de los todo en uno más populares del mercado. Si por algo destacan o se diferencian del resto es porque usan el sistema operativo de Apple, el que actualmente se llama macOS. También tienen un buen diseño, como todo lo que fabrica la marca de la manzana. Este en concreto tiene una pantalla 5K de 27 pulgadas, lo que es un tamaño importante con el que podremos hacer todo tipo de trabajos.

En cuanto a otras especificaciones, este modelo mueve el sistema operativo con un Intel i5 y 4GB de RAM, lo que es más que suficiente para mover macOS, pero puede quedarse justo si somos usuarios exigentes de GarageBand, Logic Pro o programas de vídeo como Final Cut.

HP – PC Pavillion 24-k0025-nl

Si queremos algo potente a un precio algo menos prohibitivo, nos interesa algo como el PC Pavillion 24-k0025-nl de HP. El sistema operativo que usa, como casi todos los ordenadores, es Windows 10 (Home) y el procesador es el i5 de Intel que es el que suelo recomendar como mínimo en cualquier ordenador.

La pantalla que monta este HP es de 24 pulgadas FHD y al procesador mencionado le ayudará a moverlo todo el disco duro de 512GB en SSD y 8GB de RAM, dos especificaciones importantes porque el disco es rápido y de gran tamaño y la memoria RAM nos permitirá tener abiertos bastantes procesos al mismo tiempo sin que (casi) nada se resienta.

Lenovo IdeaCentre AIO 5i

El IdeaCentre AIO 5i de Lenovo es otro equipo bastante interesante. También usa el Intel i5 como motor y 512GB en SSD, pero la pantalla es de 27 pulgadas QHD, lo que nos asegura que podremos ver mucho contenido y con buena calidad. La lista de componentes más importantes se completa con 8GB de RAM.

Este AIO de Lenovo destaca también por su diseño, más concretamente con el soporte que nos permite moverlo mucho más que en otros modelos de otras marcas. El sistema operativo que usa es Windows 10 (Home).

AIO IOX Primux 2403F

Si no necesitas mucha potencia y lo que quieres es algo más asequible, tienes que echarle un vistazo a esta AIO IOX Primux. Su precio es la mitad que el de la mayoría de todo en uno con Windows que encontramos en el mercado, pero todo tiene su explicación. El procesador que usa es un Intel i3, por lo que no estaremos ante el ordenador más rápido de la parrilla. Pero, una vez abiertos los programas, el equipo funcionará bien gracias a los 8GB de RAM.

Cabe destacar que en su reducido precio han incluido un disco duro SSD de 240GB, y todo se moverá más fluido que si el disco fuera el clásico HDD. La pantalla que incluye es una de 23.8 pulgadas Full HD.

MSI Pro 16T 7M-023XEU

Si buscas algo aún más económico, quizá te interese el MSI Pro 16T. El diseño es muy parecido al de una tablet, tanto por lo que vemos como por el soporte que incluye, parta inferior aparte, y estamos ante un equipo económico porque incluye componentes discretos y no tenemos que pagar ciertas licencias.

La pantalla de este MSI es de 15.6 pulgadas, el mismo tamaño que se usa como estándar en los ordenadores portátiles, y su procesador es un Intel Celeron 3865U con el que probablemente tengamos que tener un poco de paciencia. No incluye sistema operativo, por lo que los 4GB de RAM pueden ser más que suficientes si le instalamos algún sistema operativo liviano basado en Linux o ir un poco justo si le instalamos Windows 10. El disco duro es de 500GB, pero en el clásico formato HDD.

Qué es un ordenador todo en uno

Ordenador todo en uno DELL

La definición más extendida sobre lo que  es un todo en uno es que se trata de un ordenador que incluye todos sus componentes en la misma caja que el monitor, excepto los periféricos como el teclado y el ratón. También se les conoce como AIO, lo que son las siglas de All In One. Con el paso del tiempo y las mejoras en la tecnología de las pantallas, los ordenadores todo en uno son cada vez más finos, lo que también puede traducirse, dependiendo de la marca, en menor precio.

Si echamos un vistazo a los diferentes modelos, podemos encontrar AIOs con pantallas táctiles o incluso multitáctiles, pero esto son funciones o especificaciones extra que no son necesarias para etiquetar a un equipo como todo en uno. El requisito y lo que les ha hecho ser una opción interesante es que el ordenador forma parte de la pantalla, más concretamente suele ser la parte de abajo de la misma. Por otra parte, tampoco es obligatorio que incluya cámara web, pero raro será el caso de un equipo de este tipo que no la incluye del mismo modo que las incluyen los portátiles.

Y un detalle: para que sea todo en uno, tiene que ser como acabamos de explicar. Esto lo menciono porque un portátil también lo tiene todo en el mismo equipo, incluyendo cámara web, ratón (panel táctil), pantalla, teclado y todos los componentes internos, pero los portátiles son portátiles y los AIO son AIO; cada uno de una manera y cada uno existe por un motivo y un uso diferentes.

Cómo elegir un All in One

Cómo elegir un All in One

Tamaño de pantalla

La pantalla de un ordenador siempre es algo importante. Puede ofrecer mejor o peor calidad y resolución, además de un tamaño en el que veremos más o menos contenido, pero en el caso de los AIO, el tamaño de la pantalla indica (o suele) algo más: la potencia del mismo. Bueno, esto no siempre es así, ya que las mejores marcas son capaces de meter todos los componentes en la parte posterior de la misma, pero en un AIO más discreto o en los viejos iMac, el ordenador era la banda, bisel o margen de la parte inferior. Por lo tanto, una pantalla más grande también significaba y aún puede significar componentes más grandes. O, como mínimo, mejor refrigeración.

Explicado lo anterior, aunque insistimos en que puede que no siempre se cumpla, una pantalla más grande, y con mejor resolución, nos permitirá ver más contenido, lo que viene especialmente bien cuando usamos editores de vídeo o audio con líneas de tiempo y otro mucho software de diseño, como esos que nos permiten despegar algunas paletas o ventanas.

Procesador

Nadie mejor que yo que tiene un ordenador con un procesador discreto a día de hoy sabe lo importante que puede ser un procesador decente. Concretamente, yo tengo un portátil de 2015 con un procesador i3 y lo paso bastante mal por lo lento que va cuando uso Windows 10. La cosa cambia, y mucho, si usamos una versión de Linux liviana, pero, por lo general, yo no recomendaría menos de un i5 de Intel o equivalente para no envejecer mientras queremos abrir las aplicaciones y realizar otras tareas.

Si nuestro bolsillo nos lo permite, y esto también lo comento por mi otro portátil, merece la pena elegir algo que tenga un procesador i7 de Intel o equivalente. Aún recuerdo la sensación gratificante de usarlo por primera vez tras trabajar durante años en un i3 y creo que es de las mejores compras que he hecho en los últimos años, en parte porque lo pillé con descuento. Por una cuestión de precio y desperdicio, no recomendaría dar el salto al i9 de Intel o equivalente a no ser que queramos jugar con el mejor rendimiento o el software que usamos en nuestro trabajo sea exigente.

Memoria RAM

La memoria RAM es la que gestiona los procesos abiertos. Por lo tanto, no es igual de importante para todos los usuarios. Algunos quieren usar varios programas al mismo tiempo, pero a otros les es suficiente con dos o tres. Aunque seamos un usuario poco exigente, hoy en día ningún ordenador debería tener menos de 4GB de RAM, que es lo mínimo recomendado para usar Windows y algunas distribuciones Linux.

Pero lo anterior es lo mínimo recomendado para ir justo. Para ir un poco más desahogado hace falta el doble, los 8GB de RAM que nos aseguran que podemos tener muchas aplicaciones abiertas y que estas no funcionarán con retraso, lag o experimentemos cortes. Si las tareas que vamos a realizar son exigentes, como edición de vídeo o audio con varias pistas, a lo mejor lo que nos interesan son los 16GB.

Disco duro

Últimamente estoy viendo como se le da cada vez menos importancia la disco duro, por lo menos en cuanto a su capacidad. Hace años, 120GB era mucho espacio, y hoy en día también lo es, siempre y cuando no queramos almacenar muchas películas, música o archivos pesados. Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta qué vamos a guardar para saber qué tamaño necesitamos.

Otra cosa a tener en cuenta, y el motivo de que muchos ordenadores tengan un disco duro de menor capacidad, es el tipo de disco. Si elegimos uno HDD, el de toda la vida, tenemos que saber que el rendimiento será muy inferior al que obtendremos si elegimos uno SSD. El problema es el precio: así como un disco de 1TB HDD viene casi regalado, un ordenador que incluya sólo 128GB SSD ya tendrá un precio un poco más elevado. Si elegimos 256 o 512GB, el precio se puede disparar, pero el rendimiento se nota, os lo aseguro.

Mejores marcas de ordenador todo en uno

Mejores marcas AIO

Apple

Aunque, como siempre, la compañía de la manzana no fue la primera en lanzar un ordenador todo en uno, sí que es una compañía que ha impulsado las ventas de los mismos. El Macintosh original lo era, y hoy en día tienen la gama iMac. Como todo lo que hace Apple, son ordenadores que incluyen buenos componentes y unos de los mejores diseños, si te gusta lo bonito que no llame la atención. Como la compañía controla hardware y software, son ordenadores que funcionan bien en cualquier terreno y los usuarios que los compran quedan satisfechos, os lo dice un poseedor de un iMac de 2009 al que aún le da uso, y lo que le queda.

ASUS

ASUS es otra de las marcas que aparece como buena opción sea cual sea el tipo de equipo del que estemos hablando. La relación calidad-precio es de la mejor del mercado, y podemos encontrar AIOs de ASUS por la tercera parte de lo que cuesta el iMac del punto anterior. Suelen ser algo más caros que los portátiles, pero hablamos de equipos con potencia de sobremesa con pantallas mucho más grandes, por lo que es un precio lógico y justo.

HP

Aunque no siempre en su historia ha sido así, tuvo tiempos más malos, HP es una apuesta segura. Es una compañía que tiene una larga trayectoria en el mundo de las impresoras, periféricos para ordenadores y los ordenadores en sí, y desde hace años está fabricando también ordenadores todo en uno. En su catálogo encontramos ordenadores algo más discretos, como los mencionados anteriormente con procesador i3, y otros con componentes más avanzados, por lo que el precio variará en función de nuestras necesidades. Cabe destacar que HP ofrece ofertas incluso en su tienda oficial, por lo que podemos encontrar algunos de sus ordenadores, AIO o no, con un descuento del 10-15% sin tener que acudir a tiendas de terceros.

Lenovo

Lenovo tiene sus fans y sus detractores. La razón es fácil de entender: aquel que invierta poco dinero en uno de los ordenadores Lenovo más discretos obtendrá un equipo muy limitado, y terminará pensando que la marca es mala. Sin embargo, el que elige algo más potente con componentes más avanzados, a lo que se le une una mejor construcción y diseño más estilizado, tienen una opinión radicalmente opuesta. Esto es algo que no pasa tanto en los AIO. Hay muy pocos o ningún ordenador todo en uno de Lenovo que sea lo peor de lo peor; la compañía se ha centrado en equipos con los que podamos trabajar sin sufrir demasiado. Pero, como siempre, todo estará muy bien en cuanto a su relación calidad-precio.

Ventajas de un ordenador todo en uno

Cuando existen distintos tipos del mismo aparato, por algo será. El aparato es un ordenador, y entre sus tipos tenemos fijos o de torre, portátiles y todo en uno, entre otros. Todos tienen sus pros y sus contras, y entre las ventajas de los ordenadores todo en uno tenemos las siguientes:

  • Pantallas más grandes. Por lo general, los AIO tienen pantallas más grandes que los de sobremesa y mucho más grandes que los portátiles. Los hay de 21 pulgadas, como el iMac más básico, pero también de 27″ o más. Además, las mismas también suelen tener más resolución. Cierto es que podemos conectar un ordenador de sobremesa a pantallas enormes, pero también lo es que hay algunas mucho más pequeñas que se quedan en tan sólo 15-17 pulgadas.
  • Son más compactos, si los comparamos con los fijos o de torre. En uno de torre, el ordenador es la misma, y todo lo demás se conecta a él. Esto significa que tendremos la torre por una parte, la webcam por otra, la pantalla por otra… y todo estará mucho más desordenado al mismo tiempo que ocupará más espacio.
  • Fáciles de transportar. Al estar casi todo en un mismo aparato, son fáciles de transportar, tanto por nosotros como por las empresas de logística. La caja de un AIO suele ser muy pequeña, del tamaño de la pantalla, y cuando queremos llevárnoslo a otra parte sólo tenemos que coger el monitor, el teclado y el ratón y ya lo tendríamos todo. Probablemente, podamos llevarlo todo en un mismo viaje, algo que es seguro si conservamos la caja original.
  • Consumen menos energía y el procesado es más rápido. Los AIO suelen consumir menos energía porque tienen la CPU separada. Además, también emiten menos calor.
  • Menos periférico. Prácticamente todos los AIO incluyen una cámara web en el bisel superior, similar a como la incluyen los portátiles. También incluyen un micrófono normalito con el que, sumado a la cámara, podremos hacer vídeollamadas. En uno de torre, esos periféricos van aparte, tanto en espacio como en precio.
  • Menos cableado. Relacionado con lo anterior, un AIO no necesita tantos cables como un ordenador de sobremesa. Muchos de ellos usan sólo el cable de alimentación, el del teclado y el del ratón, ya que no es necesario conectarse al router por cable porque podemos hacerlo vía WiFi.

Desventajas de un AIO

Pero no todo es bueno, y los ordenadores todo en uno tienen sus contras, como el primero que ya me lo decía mi hermano cuando hablaba de los mismos y los portátiles:

  • Son más difíciles de reparar. Con el paso del tiempo y la compresión de los aparatos, todo es más difícil de reparar. Los AIO lo tienen todo más comprimido que un ordenador de torre, y eso se traduce en que no todos sabremos repararlos. Casi cualquier usuario sin miedo ha abierto la torre de un PC para mirar qué puede estar pasando si algo falla, y en ocasiones podemos solucionar un problema fijando bien los cables. Eso no es posible en un todo en uno, como tampoco lo es en un portátil.
  • Son más caros. Esta es la teoría, aunque puede ser motivo de debate. Sí, su precio es mayor, pero en él se incluyen componentes como la pantalla, el micrófono y la cámara web. Si lo compramos todo por separado, podremos ahorrar algo, pero si merece la pena o no es algo que tiene que decidir cada uno.
  • No están diseñados para jugar. La mayoría de los portátiles tampoco lo están, pero los AIO no están pensados para los gamers. Tienen lo que tienen y, a pesar de que podemos aumentar algunos componentes, no son lo mejor si lo que queremos es tenerlo todo a la última y con máxima potencia. Para esos menesteres, los de torre son una mejor opción.

Deja un comentario

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.