Caja fuerte

En un tiempo en el que todo es «smart», hay aplicaciones que actúan como una caja de seguridad en donde podemos guardar fotos y archivos protegidos con contraseña o huella dactilar. Y es que la privacidad en los tiempos que corren es importante, pero no tenemos que olvidarnos de que existe un mundo físico que también tenemos que proteger.

En ese mundo físico existen objetos de valor, y merece la pena que busquemos un sitio seguro para guardarlos. El mejor lugar es en una caja fuerte, y aquí te vamos a contar todo lo que necesitas saber si estás buscando una para proteger lo que más quieres, sin contar con personas o mascotas, claro.

Mejores cajas fuertes

El mejor Amazon Basics - Caja... Amazon Basics - Caja... 24.432 opiniones 45,38 €
Calidad Precio Amazon Basics - Caja... Amazon Basics - Caja... 13.670 opiniones 102,34 €
Nuestra favorita Meykey Caja Fuerte... Meykey Caja Fuerte... 376 opiniones 49,99 €
HomeSafe HV15K Caja... HomeSafe HV15K Caja... 588 opiniones 37,87 €
HMF 4612112 Caja fuerte... HMF 4612112 Caja fuerte... 1.577 opiniones 47,98 €
Gravitis Secreto caja... Gravitis Secreto caja... No hay valoraciones 62,85 €
24.432 opiniones
13.670 opiniones
376 opiniones
588 opiniones
1.577 opiniones
No hay valoraciones
45,38 €
102,34 €
49,99 €
37,87 €
47,98 €
62,85 €

Amazon Basics – Caja fuerte para casa 40l

Si buscas una caja con un buen equilibrio para guardar de todo, Amazon tiene algo para tí. Su caja de 40 litros permite guardar en ella dinero en metálico, documentos importantes, joyas y cualquier cosa que consideremos de valor. Si mencionábamos el equilibrio es porque, por un precio asequible, estaremos comprando una caja con cierre de código electrónico más llave.

Esta propuesta Amazon Basics está construida en acero al carbono, por lo que es resistente y difícil de abrir. Y si algún ladrón está leyendo esto y cree que es una opción robarla entera para abrirla más tarde en su guarida, que se vaya olvidando, porque incluye orificios para anclarla al suelo.

Yale YSV/250/DB1

Otra caja con buen equilibrio pero con una gama un poco inferior a la anterior es la YSV/250/DB1 de Yale. Incluye un teclado con el que introduciremos un código que programaremos nosotros mismos, y hay más de 100.000 combinaciones posibles. Incluye llave de emergencia (hay dos en el paquete) y el código PIN puede tener de 3 a 8 dígitos.

Esta caja fuerte de Yale está construida en acero y tiene unas puertas de 4mm de grosor. En cuanto al volumen, estamos hablando de una caja de puede almacenar 16.3 litros, suficientes para guardar nuestro dinero en metálico, documentos, tarjetas y algo más.

Caja fuerte con forma de libro PACOLO

Aunque las cajas más seguras son las más grandes con paredes más gruesas, también existen otras algo menos resistentes, pero más difíciles de encontrar. Son las cajas camufladas, y esta de PACOLO es como un libro real por su diseño y materiales (papel real), pero tiene una caja fuerte en donde otros libros tendrían una historia.

Por todo lo demás, no estamos hablando de la caja más grande del mundo, quedándose el compartimento en 3.55cm x 9.39cm x 16.51cm, y tampoco es la más resistente, pero nadie podrá robarnos algo si no puede encontrarlo, algo que nos asegura esta caja disfrazada de novela.

Brihard Business XL Caja fuerte Electrónica

Otra buena caja fuerte equilibrada es esta XL de Brihard. El sistema de cierre es electrónico de solenoide e indicador LED que incluye una protección antichoque extra. En ella podremos guardar gran cantidad de objetos de valor, ya que su interior es de 60 litros. Brihard asegura que se pueden guardar hasta 8 carpetas A4.

En cuanto a los materiales, está construida en acero macizo con protección antisabotaje, la puerta tiene pernos de bloqueo de 20mm, bisagras internas ocultas y doble placa de acero para mayor resistencia. Todo un reto para los ladrones.

Deuba Caja Fuerte Seguridad

Si lo que buscamos es una caja segura y lo único que queremos sacrificar es el espacio, esta de Deuba es una gran alternativa. Es la opción perfecta para guardar dinero en metálico y documentos, como las tarjetas de crédito, pero su tamaño reducido no nos permitirá guardar objetos algo más grandes.

El código electrónico es personalizable, y podemos configurarle un PIN de 3 a 8 dígitos. Como hemos mencionado, lo único que sacrificaríamos es algo de tamaño, pero no características como las llaves de seguridad por si olvidamos el código. Está construida en acero, y podemos anclarla a la pared o al suelo.

¿Es conveniente tener una caja fuerte en casa?

Caja fuerte

Bueno, yo creo que sí, aunque sea una caja pequeña para guardar el dinero en metálico y algunos documentos. Toda mi vida he sabido que mis padres tienen una en donde guardan sus cositas, y yo mismo tengo la mía para tener mis billetes a buen recaudo. Como personas corrientes, una caja fuerte puede ofrecernos seguridad y privacidad, y aquí estoy hablando de personas normales que queremos guardar cosas no demasiado caras.

Por otra parte, será más importante para las familias acomodadas o con gran poder adquisitivo, y más si trabajan con dinero en metálico. Estas personas también suelen tener objetos más caros, como relojes de lujo o joyas. Por lo tanto, sí. Aunque no tengamos objetos de mucho valor, siempre podemos guardar algo de dinero, copias de llaves y objetos sentimentales, así como algunos otros que no queramos que vea nadie más que nosotros

¿Qué podemos guardar en ella?

Yo aquí podría dar una respuesta muy sencilla y válida para todos los casos: literalmente lo que sea que tenga valor para nosotros y no queremos que nos lo roben. Comento esto porque no todos somos iguales y no valoramos lo mismo por igual. Aunque más adelante comentaré lo más habitual, también me parece buena idea guardar en una caja fuerte objetos personales con valor sentimental.

Explicado lo anterior, lo primero que tenemos que guardar en una caja fuerte es dinero en efectivo y joyas de valor, en donde se incluyen relojes de lujo. También podemos guardar tarjetas de crédito y credenciales bancarias, así como claves como las del DNIe. Aunque lo mejor es firmar los documentos cuando vamos a entregarlos, también podemos firmarlos con algo de tiempo de antelación y guardarlos en la caja. Las copias de las llaves es otro objeto valioso que deberíamos meter en una caja fuerte, ya que es lo que permitirá a cualquiera, por ejemplo, entrar en nuestra casa. Pero en definitiva, lo que sea que tenga valor, incluso el primer dibujo que nuestro hijo nos para felicitar nuestro cumpleaños. ¿Por qué no?

Cómo elegir una caja fuerte

Elegir caja fuerte

Apertura

Cómo abriremos la puerta es otra característica que tendremos que valorar:

  • Cerradura simple.
  • Código.
  • Lector biométrico.
  • Cerradura de doble llave. Estas cajas se abrirán sólo cuando giramos las dos llaves al mismo tiempo, y el mejor ejemplo que podemos dar es lo que vemos en las películas bélicas para cuando quieren lanzar un misil nuclear.
  • Combinación mecánica más cerradura de llave. Para poder abrirla tendremos que introducir una combinación y, además, girar la llave.
  • Combinación electrónica más cerradura de llave. Lo mismo que la anterior, pero la combinación es electrónica. Es de los sistemas más usados.

Cierre

Cuando buscamos información sobre cómo abrir una caja fuerte, dependiendo del medio podemos encontrar que el sistema es la «apertura» o el «cierre». Por lo tanto, en teoría, este punto debería estar incluido en el anterior, pero yo quiero diferenciarlos un poco y comentar los dos tipos de cierre que ofrecen las cajas de seguridad:

  • Cerradura simple. Como la de cualquier otra, las cerraduras suelen contar con una parte que entorpece la apertura. Si esa parte está en su sitio, la puerta estará cerrada. Si la movemos, la puerta evitará el obstáculo y se abrirá.
  • Barras. Más seguro que cualquier cerradura simple son las barras, en parte porque hay varias. Las barras pasan de la puerta y se meten en el marco de la misma, algo que suelen hacer por todo su recorrido.

Seguridad

¿Seguridad? Sí. Las especificaciones pueden decirnos mucho sobre un artículo, pero cualquier información queda en papel mojado si no sabemos interpretarla o sencillamente nos seduce. Del mismo modo que algunos objetos están certificados con IPxx para indicar lo protegidos que están contra agua y polvo, las cajas fuertes están certificadas según la norma UNE 1143-1, lo que también les hace estar homologadas para guardar algunos objetos. Según su grado de seguridad, tenemos:

  • Grado S1. Su resistencia no es muy fuerte y sirve para las cajas domésticas.
  • Grado S2. Más resistentes que las S1, son las que usan algunas compañías aseguradoras para guardar documentos.
  • Grado 0. Son más seguras que las anteriores y sirven para guardar todo tipo de artículos de valor.
  • Grado 1. Con más seguridad que las anteriores, aquí podríamos guardar también armas de fuego.
  • Grado 2. Este tipo de cajas puede resistir todo tipo de ataques.
  • Grado 3. Como las 1, se pueden guardar armas de fuego en ellas, pero en este caso las de licencia F.
  • Grado 4. Este tipo de cajas están diseñadas para las joyerías, gasolineras, administraciones de lotería y galerías de arte.
  • Grado 5. Las más seguras. Para guardar lo que sea que tenga valor, en donde se incluyen obras de arte.

Grosor paredes

Junto al material, el grosor de las paredes es un punto importante que tenemos que tener en cuenta. Una caja con un par de milímetros se puede forzar con cualquier taladradora y una pequeña sierra, pero la cosa cambia si nuestra caja fuerte tiene paredes de 10-15cm, lo que es más de lo que mide una broca normal. Cuanta mayor grosor, mayor seguridad, pero también tendremos que pagar un poco (o mucho) más.

Capacidad

La capacidad viene dada en litros (volumen). Si queremos guardar de todo lo que hemos mencionado más atrás, necesitaremos una algo más grande, probablemente de unos 5L, pero si sólo queremos guardar unos pocos billetes y tarjetas de crédito, nos vale una de las pequeñas cuyas medias vendrán en centímetros. Si queremos guardar, por ejemplo, un cuadro, tendremos que fijarnos en su medida, ya que el volumen podría ser suficiente, pero podría obligarnos a enrollarlo.

Material

El material va a ser importante, sobre todo cuando buscamos una caja que ofrezca gran seguridad. El aluminio no es la mejor opción si vamos a guardar objetos de mucho valor, ya que podríamos abrirla con prácticamente cualquier taladradora del mundo. De madera o plástico ni hablamos.

Entre los materiales más duros y fáciles de encontrar tenemos el acero, y las cajas fabricadas en este metal serán resistentes y su precio no será tan alto como si elegimos otra de titanio o cromo. Lógicamente, tenemos que buscar un equilibrio entre protección y precio, y sabremos qué necesitamos dependiendo de lo que queramos proteger y nuestro bolsillo.

Precio

Yo no soy un rico que tenga que preocuparse mucho de proteger sus bienes, pero en mi caso sí que compro cosas por internet para otras personas, como familiares que me pagan más tarde. Así que tengo algunos billetes, no muchos, guardados en una cajita guardada en mi mesita de noche. Mi intención es que nadie mire lo que hay ahí, y a mí me vale cualquier caja con llave que no se abra de una patada. El precio es algo que siempre tenemos que tener en cuenta, sobre todo si no necesitamos lo mejor de lo mejor.

Tipos de caja fuerte

Tipos de cajas

Pequeña

Una caja fuerte pequeña es perfecta para guardar algunos documentos, dinero, joyas y otras cosas que queramos mantener a salvo de familiares. Muchas de ellas son muy baratas y no son muy seguras, y por eso son buenas para que no la toquen nuestros conocidos: no podrán abrirla sin la llave y no querrán forzarla para no tener problemas con los dueños de la caja fuerte.

Por otra parte, también hay cajas fuertes pequeñas resistentes como las que más, y en este caso su tamaño nos permitirá guardarla en cualquier rincón para que ni familiares ni ladrones puedan acceder a su contenido. No serán cajas camufladas, pero podremos esconderlas en cualquier cajón, detrás de libros, en la parte de debajo de una cama o sofá y dejo de dar ejemplos para no ayudar a los ladrones a encontrarlas.

Camuflada

Las cajas fuertes camufladas están diseñadas para que sea muy difícil encontrarlas. Por ejemplo, están las que son como un libro, pero podemos encontrar con cualquier camuflaje que se le ocurra al fabricante, como por ejemplo detrás de un enchufe a la red eléctrica. No suelen ser grandes, pero sí tienen el tamaño suficiente para guardar muchos billetes, sobres y joyas, entre otros.

Con llave

Su nombre lo dice todo. Para abrir estas cajas tendremos que hacer uso de su llave, del mismo modo que lo haríamos para abrir cualquier puerta. Por lo general, las cajas fuertes con llave son las pequeñas, pero también podemos encontrar la cerradura en las de gran tamaño. Lo malo es que cualquiera que tenga la llave podrá abrirla, y las cerraduras se pueden forzar.

Con código

Las cajas fuertes con código son aquellas en las que tendremos que introducir su código para poder abrirlas. Son más seguras que las de llave porque no hay cerradura que forzar, y muchas de las cajas fuertes más grandes y resistentes usan este sistema de cierre. En este apartado también podemos meter el código electrónico, que aunque también haya que introducir un número, el sistema que usa es diferente.

Con lector biométrico

Es otro tipo de código, pero biométrico. Desde ya hace un tiempo, existen las cajas fuertes que se abrirán sólo si le ponemos nuestra huella dactilar. Más raras y futuristas son las que abriremos usando nuestro iris, una parte del cuerpo humano aún más exclusiva que las huellas.

Grande

Las cajas fuertes grandes están pensadas para guardar más objetos valiosos, y no sólo uno pocos billetes. El tamaño también suele significar que son más resistentes, ya que el material de sus paredes puede ser más grueso. También serán más fuertes los cierres, por lo que abrirlas será mucho más difícil que las pequeñas. Entre las «grandes» hay que van desde unos 30cm de altura hasta cámaras como las de los bancos, pero estas últimas no las necesitaremos en nuestros hogares.

Empotrable

Este tipo de caja es aquella que se puede poner en una pared sin que sobresalga. Este es el único requisito para que sea empotrable, y entre sus otras especificaciones podemos encontrarlas más grandes, más pequeñas, con llave, con código, etc. Lo bueno de las cajas empotrables es que, al no sobre salir de la pared, podemos ocultarlas con muebles o cuadros.

Dónde colocar la caja fuerte

No me gustaría que los ladrones leyeran esta sección, pero podemos dar algunas ideas de dónde colocar una caja fuerte. Si es una pequeña personal en la que sólo tenemos unos pocos billetes y no queremos que los coja ningún familiar, podemos ponerlas en cualquier cajón. Si es un poco más grande y queremos ocultarla ya de los ladrones, podemos ponerla debajo del colchón, pero los ladrones no son tontos del todo y mirarán ahí debajo. También podemos ponerla en los cajones en donde guardamos ropa, escondidas entre ella, pero los ladrones también buscarán ahí.

Detrás de un cuadro, detrás de un armario, mejor si tiene ruedas, debajo de un ladrillo o azulejo preparado para ello, debajo de un sofá… Aquí estoy comentando sitios fáciles en los que poner una caja fuerte sin pensar mucho, pero mi consejo es que se tenga imaginación. Por ejemplo, yo tengo una caja de ordenador vieja que pienso retirar pronto. Quitar todo lo que tiene en el interior y meter la caja ahí puede ser buena idea, siempre y cuando cerca haya un ratón, teclado y monitor. Aún sin los periféricos, no es fácil pensar que la caja vaya a estar ahí. Por lo tanto, lo mejor es ser imaginativos.

Deja un comentario

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

es_ESSpanish