Saco de dormir

A la hora de decidir irnos de camping, siempre hay varios consejos que debemos tener en cuenta. Uno de ellos es elegir el saco de dormir que mejor se adapte a nuestro descanso. Solo así conseguiremos que nuestro cuerpo pueda recuperar la energía posible a la hora de dormir en el campo o dónde hayas decidido.

Aunque te parezca una elección realmente sencilla, siempre debemos tener en cuenta una serie de aspectos antes de comprar un saco de dormir. De ahí que los haya de varios tipos diferentes según estaciones o acabados. Si quieres encontrar el que mejor vaya contigo y con tu aventuras, no te pierdas todo lo que sigue porque te va a encantar.

El mejor saco de dormir

El mejor TOMSHOO Saco de Dormir... TOMSHOO Saco de Dormir... No hay valoraciones 48,99 €
Calidad Precio Active Era Saco de Dormir... Active Era Saco de Dormir... No hay valoraciones 19,99 €
Nuestra favorita Relefree Saco de Dormir... Relefree Saco de Dormir... No hay valoraciones 35,99 €
Lixada Saco de Dormir... Lixada Saco de Dormir... No hay valoraciones 27,99 €
SONGMICS Saco de Dormir,... SONGMICS Saco de Dormir,... 370 opiniones 31,99 €
Qomolo Saco de Dormir... Qomolo Saco de Dormir... No hay valoraciones 24,99 €
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
370 opiniones
No hay valoraciones
48,99 €
19,99 €
35,99 €
27,99 €
31,99 €
24,99 €

Saco Hewolf

Comenzamos con un saco que es realmente cómodo y suave. Cuenta con una parte exterior de poliéster que le dará el acabado más resistente y protector que realmente necesitamos. Pero no solo eso sino que está relleno con algodón Lo que hace que el abrigo sea mayor sin olvidarnos de su comodidad. Hablando de la comodidad hay que decir que es muy ligero y que cuenta con un cierre de cordón. Gracias a esa ligereza y ese cómodo cierre, también es muy sencillo a la hora de recogerlo y guardarlo.

Si no lo quieres usar como saco en sí, cerrado y con forma, entonces también lo podrás abrir por completo. Lo que hace que parezca una manta. Ya sabiendo todo esto, ahora solo tienes que elegir el saco en función de las estaciones y para ello tiene varias versiones tanto más veraniegas como para soportar bajas temperaturas.

Saco tipo momia

En este caso tenemos un saco de dormir que cuenta con un relleno de lo más cálido. Pero no solo eso sino que es resistente tanto al aire como al agua, por lo que es perfecto para usar en las condiciones más extremas como pueden ser temperaturas bajo cero. Si es así, su doble capa te protegerá como nunca. Una vez que te envuelvas en él, te vas a encontrar con un bolsillo en su parte interna donde puedes guardar el móvil o lo que necesites tener más cerca.

Es realmente cómodo y como mencionamos, es capaz de aprovechar todo el calor, de almacenarlos para que podamos descansar a una buena temperatura. Además, gracias a un bolsa de compresión es mucho más sencillo de transportar de un lado a otro. Lo podrás usar en todas las temporadas y tanto en interiores como exteriores.

Saco doble

En este caso estamos ante un saco doble, que cuenta con una capa que repele el agua y está situada en su parte exterior. Pero no solo eso sino que también que te protegerá de los climas más húmedos. Por lo que será siempre tu mejor aliado cuando tengas que pasar una noche al aire libre. Es muy amplio, ya que como hemos mencionado está diseñado para dos personas.

Por otro lado, hay que decir que se trata de un modelo bastante ligero, lo que facilita siempre su transporte. Una vez que vuelvas de tu aventura, lo podrás lavar a máquina cómodamente. Para darle un buen uso, cuenta con una cremallera anti-enganches, por lo que no tendrás ningún tipo de problema de última hora con ella. Finalmente destacamos su diseño, de color liso en su parte externa pero estampado en el interior.

Saco rectangular doble

Lo bueno de este tipo de sacos es que nos añaden más amplitud, pero también se llega a convertir en dos sacos individuales, protegiéndote de las corrientes de aire. Esto es debido a que su textura, pero también su relleno, están diseñados para que pueda soportar y mantener una buena temperatura en cada momento.

Dispone además de dos cremalleras laterales, lo que también hace que la entrada o salida hacia él sea mucho más rápida. Es realmente práctico y está compuesto de colores lisos y combinables, además de dos almohadas. Trae consigo una bolsa que dispone de cuatro correas. Estás serán las que nos ayuden a la hora de comprimirlo y poder guardarlo de nuevo.

Saco Overmont

A la hora de comprar un saco debemos fijarnos para qué temporadas se puede usar y en este caso, parece que para todas y cada una de ellas será más que perfecto. Esto es porque ajustará la temperatura como nunca. Protegiéndonos del frío en invierno y manteniéndonos más fresco en estaciones más calurosas. Cuenta con la tecnología de doble relleno y evitará siempre la humedad. Cuenta con cremallera inferior para tus pies y una capucha con cordón.

Por otro lado, hay que decir que estamos ante un tejido de poliéster anti-desgarros. Lo que hará que sea bastante complicado que pueda romperse. Un tejido que es transpirable, a su vez e impermeable mientras que su relleno es 100% algodón hueco. También dispone de una bolsa de correas, para que al guardarlo sea más rápido y sencillo.

Tipos de sacos de dormir

Doble

Sin duda, el saco de dormir doble es uno de los más demandados. Porque como su nombre indica, sí que puede albergar dos personas, pero también suelen tener la capacidad para amoldarse a una sola. Esto es porque suelen llevar una especie de ajustes para que no entre nada de frío o de humedad. Por otro lado, otra de las grandes ventajas es que también lo podrás usar como manta.

Aunque es cierto que suelen pesar un poco más que los sencillos, es una gran alternativa para poder disfrutar en pareja, o cuando salimos de vacaciones familiares. También cuentan con la ventaja de que dispone de almohadas y te protegerán ante los cambios de temperatura y sobre todo, de esas temperaturas mínimas. Una de sus grandes curiosidades es que por lo general son más económicos comparándolos con los sacos individuales, aunque su catálogo a la hora de elegirlo es más reducido.

De invierno

Los sacos de dormir de invierno son los que nos ayudarán a resistir temperaturas realmente bajas. Por lo que, como pueden tener diferentes rellenos para trabajar este punto, tienes que saber que son más ligeros los de plumas que los que llevan sintéticos. Por lo que también los primeros nos abrigarán mucho más., resistiendo temperaturas bajo cero. Pero es cierto que los sintéticos tienen la capacidad de poder aguantar mejor la humedad.

Recuerda que a la hora de elegir tu saco de dormir perfecto, todos llevarán una etiqueta donde especifiquen las temperaturas en las que los podemos usar. Aún así te diremos que los sacos de invierno están destinados a aguantar temperaturas de menos de 4 o 5 grados, como normal general. También es cierto que un saco de dormir y de plumas será más caro, porque estamos hablando de una alta calidad.

De verano

Llegamos al verano y te vas de acampada, también necesitarás un saco de dormir pero de verano. En este caso, serán más ligeros o bien, solamente frescos que es lo que más necesitamos. Sin olvidar que también debemos asegurarnos de que sea transpirable, porque nos aportará mayor comodidad cada noche. Este tipo de sacos son perfectos para aguantar en temperaturas de más de 10º o de 20º.

En este caso los rellenos sintéticos son los que nos acompañarán, no solo en el viaje sino también en el precio. Pero no por ello debemos dejarnos por productos de dudosa calidad. Sino que esta siempre tiene que estar de nuestro lado para evitar ciertos problemas que puedan causar alergias.

Ligero

Según el material nos podemos encontrar con los sacos de dormir ligeros. Ya solo con pronunciarlo nos damos cuenta de que será perfecto cuando vas a hacer una excursión, vas a caminar por montaña y no quieres ir demasiado cargado. Pues sí, un saco de dormir ligero será tu mejor elección. Además de ligero también son compactos, lo que ocuparán menos espacio en tu equipaje, pero te darán todas las comodidades que otorgan los demás modelos.

Disponen de un acabado y un tacto muy suave lo que equivale también a una mayo sensación de comodidad. Cierto es que la comodidad también la añaden al mantenernos en la temperatura que deseamos. Sus materiales también nos protegen contra la humedad. Cierto es que, dependiendo del modelo en cuestión, puede que no sea tan aislante como otro tipo de sacos. Esto se traduce en que si las temperaturas bajan mucho, puede que no te protejan como esperes.

Para niños

Los sacos de dormir para niños, todavía son más variados que para los adultos. Más que nada porque así se podrán ajustar a todas las etapas de su infancia. Hay sacos para los menores de dos años, que suelen ser de estilo momia. Para los que tiene entre 3 y 7 años, también es común que se mantenga la misma forma en ellos, aunque también los podrás encontrar en forma de sirena y hasta con mangas. Mientras que para los pre-adolescentes ya volverán a ser de estilo momia, los más habituales.

A la hora de decantarte por uno, tienes que mirar tanto su peso como la longitud del mismo y como no, su temperatura. Una vez seleccionado el más preciso, recuerda que tendrás un sinfín de acabados, estampados, colores y mucho más para que los peques de la casa también disfruten de su saco. Sin olvidar que dentro de ellos también los tienes tanto para camping como hinchables o cerrados pero rectangulares.

Con pies

Lo hemos mencionado por encima pero sí es cierto que los sacos de dormir pueden tener un acabado en forma de cola de pez, tipo sirena y que sea una de las mejores elecciones para los más peques. Pero es que por otro lado, pueden tener piernas, como si de una prenda de vestir se tratara y sí, también van destinados para los bebés o los niños de entre 3 a 9 años, aproximadamente.

Es una manera perfecta para poder estar bien protegidos, pero con total libertad de movimientos. Así nos aseguramos que si se mueven por la noche, no terminarán destapados. Si ya en casa nos solemos preocupar, mucho más cuando pasamos la noche al aire libre. Una opción más que perfecta y que también podrás encontrar en diversos acabados y colores.

De alta montaña

Una escapada a la montaña siempre es una buena noticia, pero debemos llevar un saco acorde a sus condiciones climáticas. Porque en esta zona puede haber nieve, llover o que las temperaturas bajen bastante. El material protagonista para tu saco será el de plumas. Por ser ligero para transportarlo y porque te protegerá de las condiciones climáticas.

Pero es cierto que si eliges uno sintético, sabes que lo que tienen de bueno es que te protegen del agua porque son muy resistentes. Por otro lado, si ya tienes claro el material, en este caso puedes optar por un saco que cuente con capucha, para poder estar más protegido si cabe. En este caso también nos decantamos por los de estilo momia, para poder estar cómodos y bien seguros, con aislamiento, en nuestra aventura.

Cómo prepararse para dormir en un saco y no morir en el intento

Cómo elegir el saco de dormir

Ha llegado el día en el que la aventura comienza. Es el momento de elegir tu saco y antes de estrenarlo, lo mejor es que sigas unas cuantas recomendaciones o consejos para que realmente sea una noche, o noches, placenteras:

  • En primer lugar, elige una buena zona donde extender tu saco. Pero recuerda que lo mejor es poner primero una parte aislante o elegir un colchón hinchable que sirva como base. Esto es perfecto para evitar que perdamos calor al tocar el suelo.
  • Ahora llega el momento de abrir el saco y de sacudirlo. Sí, porque de este modo el relleno irá dándole forma que suele perderse al venir doblado.
  • Te meterás en él con la ropa siempre seca, porque si está húmeda o mojada, tendremos más frío durante toda la noche. Siempre es mejor meternos en el saco cuando no tenemos demasiado frío, sino de igual modo también estaremos con esa sensación más tiempo, a pesar de que nos tapemos bien.
  • Como hemos mencionado la ropa, diremos que siempre hay que usar prendas cómodas, amplias y que debes evitar las más ajustadas. Pero en cuanto a la cantidad, siempre va al gusto personal. Ni demasiado abrigado ni tampoco lo contrario.
  • Cuando estés a temperaturas muy bajas, intenta meter contigo más ropa, evitando así que luego esté demasiado fría o congelada si la dejamos fuera del saco. De igual modo, puedes introducir todos los dispositivos que van contigo como el móvil o la tablet. Evitando así que sufran problemas debido a las condiciones climáticas.
  • Además de colocar una almohada fina, si tu saco no dispone de ella, recuerda que debes proteger siempre la cabeza. De ahí que haya los sacos con capucha o que puedas dormir con un gorro de lana. Porque es cierto que se trata de una zona que puede ser más delicada a la hora de las bajadas de temperaturas.
  • Si tienes mucha calor, siempre puedes quitarte alguna prenda o bajar ligeramente las cremalleras para poder respirar y tener más comodidad.

Deja un comentario

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

es_ESSpanish