Mejores Sillas de Ruedas Eléctricas

Para elegir una silla de ruedas eléctrica hay que tener bien claras las condiciones en las que se va a usar y por dónde vamos a hacerlo. No es lo mismo dar largos paseos por diferentes terrenos, que ir de habitación en habitación dentro de una casa. Sin embargo, hay sillas que ofrecen un buen comportamiento para diferentes usos. Por eso, aquí os traemos tres ejemplos cuyas características las convierten en una buena opción si se busca versatilidad.

Estas tres sillas de ruedas eléctricas tienen en común su buena capacidad de carga, la tracción trasera y la posibilidad de plegarse. Todas cualidades importantes para poder usarlas en diversas circunstancias. El hecho de que sean las ruedas traseras las que muevan la silla la dota de una buena maniobrabilidad, al mismo tiempo que sigue permitiendo superar ciertas irregularidades del terreno. Además, estos modelos pueden llevar a una persona de entre 100 y 120 kg de peso y tienen una autonomía de entre 13 y 20 km. Que es un alcance adecuado para un uso cotidiano con algún que otro paseo.

Comparativa de las mejores sillas de ruedas eléctricas

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 Jghjh La Silla de Ruedas... Jghjh La Silla de Ruedas... 1 opiniones 1.354,30 €
2 Mobiclinic Silla de... Mobiclinic Silla de... 1 opiniones 962,95 €
3 JL-Q Silla de Ruedas... JL-Q Silla de Ruedas... 2 opiniones 1.466,29 €
4 Mobiclinic Silla de... Mobiclinic Silla de... 1 opiniones 1.016,95 €
5 BBX Silla De Ruedas... BBX Silla De Ruedas... No hay valoraciones 1.200,00 €
6 XINTONGDA Silla de Ruedas... XINTONGDA Silla de Ruedas... 1 opiniones 899,99 €

Silla de Ruedas Eléctrica Power Chair

Empezamos por la silla de ruedas eléctrica Power Chair. Un modelo que destaca por su capacidad de carga a pesar de no ser demasiado aparatosa para poder maniobrar con ella. Es capaz de transportar a una persona de hasta 120 kg con seguridad. Lo que la convierte en una de las más capaces dentro de su tipología.

Sus dos baterías de 20 Ah de capacidad le permiten una autonomía de hasta 15 km y con su motor de 340 W es capaz de alcanzar 7 km/h hacia adelante y 4 km/h hacia atrás. Estas prestaciones son más que válidas para dar paseos de una distancia moderada. Aunque, si se va a usar para esto, es recomendable optar por las ruedas traseras macizas. Cuestan 48 euros más, pero te permitirán olvidarte de los típicos pinchazos al manejarla fuera.

En cuanto a su manejabilidad dentro de casa, sus medidas son las más contenidas de la comparativa, con 1 metro de largo con los reposapiés incluidos (76 cm si se abaten), 64 cm de ancho con las ruedas incluidas y 90 cm de alto. Además su radio de giro es de 75 cm, por lo que es una buena opción para maniobrar en espacios reducidos, como los que se pueden encontrar dentro del hogar o en el trabajo.

Silla de Ruedas eléctrica Queraltó Cenit

La segunda silla de ruedas eléctrica que te traemos es el modelo Cenit de la marca Queraltó. La mejor opción para dar paseos fuera de casa de esta comparativa. Su autonomía es de 20 km con sus dos baterías de 20 Ah cargadas al máximo. A cambio, tiene una velocidad máxima de 6 km/h, que es ligeramente inferior a la de Power Chair.

A parte de su autonomía, la Queraltó Cenit es buena opción para desplazarse fuera de casa por tener ruedas traseras macizas de serie, apoyadas por unos ruedines antivuelco. Esto le permite afrontar cuestas y terrenos irregulares sin preocuparse por caer hacia atrás.

Su manejabilidad en interior es buena, pero ligeramente peor que la Power Chair, por tener unas dimensiones algo mayores. En espacios cerrados cada centímetro cuenta. Mide 105 cm de largo con reposapiés incluidos, 65 cm de ancho y 99 cm de alto.

Silla de Ruedas Eléctrica Qwhome

La tercera opción dentro de esta comparativa de sillas de ruedas eléctricas es la Qwhome. Un modelo que destaca por su poco peso y dimensiones contenidas una vez plegada. Aunque las anteriores también tienen pueden plegarse, esta silla es la que menos ocupa y la que menos pesa. Aproximadamente la mitad en ambos datos.

Como es lógico, para conseguirlo sacrifica varias cosas, pero dónde más se nota es en su autonomía. Las baterías son el componente más pesado de una silla de ruedas de estas características. Con ellas cargadas al 100% es capaz de recorrer entre 13 y 15 km, debido a que tienen una capacidad de 13 Ah, que es la menor de esta comparativa. A pesar de esto, y quizá por su menor peso, también es la que mejor sube las cuestas. El fabricante anuncia que puede subir pendientes de hasta 13º de inclinación. Por suerte, también cuenta con ruedines antivuelco para afrontarlas con seguridad. Su bajo peso y sistema de plegado también le pasa factura ligeramente a su capacidad de carga, que es de un máximo de 100 kg.

Consejos al comprar una silla de ruedas eléctrica

Este tipo de transporte para personas mayores o discapacitadas suele requerir de cierto nivel de personalización. Por eso es mejor que aunque las compres por Internet, te pongas en contacto con el vendedor para explicarle las características concretas que necesitas. Indícale el grado de discapacidad o de movilidad reducida que tiene la persona que la vaya a usar. Así podrá aconsejarte debidamente.

Por ejemplo, el mando de control se suele poder configurar para diestros o zurdos e incluso para que lo pueda controlar una persona ajena, como un enfermero. También puede colocarse para poder usarse con la boca o cualquier necesidad que tenga el usuario. No escatimes en modificaciones para que la silla cumpla con su función de la mejor forma posible.

silla de ruedas electrica

Cómo cuidar las baterías

Como has visto en la descripción de estas sillas, cada una tiene una autonomía y prestaciones diferentes. Pero, si se quiere que éstas se mantengan como son durante el mayor tiempo posible, es recomendable cuidarlas siguiendo los siguientes consejos:

  • Cárgalas más tiempo del indicado la primera vez que las uses. SI por ejemplo tardan en cargarse 8 horas, no está de más que las dejes cargan unas 12 cuando vayas a estrenarlas.
  • Cárgalas al máximo siempre. Ésto se debe hacer independientemente del tipo de baterías que sea. Aunque las de litio aguantan mejor las recargas parciales, tampoco es recomendable dejarlas a medias siempre.
  • No las descargues del todo nunca. Al igual que ocurre con lo móviles, llegar al 0% no es bueno. Por eso estos te avisan cuando queda más o menos un 15% de que los enchufes. Haz lo mismo con la silla de ruedas.
  • No las dejes sin usar demasiado tiempo. Recargarlas y gastalas al menos una vez al mes, sino la batería se irá degradando hasta quedar inservible.

Ruedas macizas o neumáticas

Ya lo has visto en la silla de ruedas eléctrica Power Chair, se pueden usar ruedas macizas (un bloque de caucho) o neumáticas (llenas de aire como las de una bicicleta). Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. La primera es más resistente y no se puede pinchar. Dicho de otro modo, aunque se pinche no les ocurre nada.

jugando en sillas de ruedas electricas

La segunda sí que puede desinflarse si las atraviesa algo, pero a cambio absorben mejor las irregularidades del pavimento. Esta segunda opción es interesante si se circula rápido por determinadas aceras o terrenos, pero te obligará a tener más cuidado de por donde pasas.

Tracción trasera, ¿la mejor opción?

Las sillas de ruedas eléctricas que te hemos presentado tienen todas tracción trasera. Por eso son las más parecidas a una silla de ruedas manual en cuanto a manejo. Además, el hecho de que sean las ruedas de atrás las que empujen permite una maniobrabilidad mayor y más intuitiva que por ejemplo las de tracción delantera.

Por otro lado, este tipo de tracción mantiene una buena capacidad para pasar por terrenos ligeramente irregulares. Sí que es cierto que en esto son peores que las de tracción delantera, porque aquellas tienen la rueda grande delante. Pero son mejores por ejemplo que las de tracción central (seis ruedas).

Deja un comentario

*

*